Johnnie Walker Blue Label – Ghost & Rare Special Release

Otra nueva publicación sobre Johnnie Walker. No es mi intención principal  escribir en este blog todo el tiempo sobre marcas tan conocidas y omnipresentes como JW, pero como me interesa hablar sobre aspectos de la historia y la cultura del whisky, este nuevo lanzamiento de JW es una buena ocasión. Se trata de una edición especial de su línea Blue Label, la 2da edición de su serie Ghost & Rare que presenta blends especiales hechos con whiskies provenientes de destilerías hoy cerradas o desaparecidas (de ahí el término Ghost). Es un producto mucho más exclusivo que el Blue Label regular por la escasez de los whiskies utilizados en la mezcla. Se trata de destilerías que han dejado de producir y han cerrado sus puertas pero de las cuales subsisten cantidades variables de su whisky, whisky que sigue durmiendo en barriles y depósitos por décadas, y se vuelve más preciado y caro a medida que ese remanente se agota. Es interesante esta tendencia de las grandes marcas de blends en poner en relieve los whiskies individuales con los que preparan su blend y las destilerías de las que provienen. Corresponde con un interés y una educación cada vez mayor de parte del público. Los single malts están de moda y concentran todo el interés y el glamour, por lo que las viejas compañías de blended scotch deben aggiornar su imagen y explotar parte de ese interés. Al mismo tiempo se trata de poner en valor el viejo arte del blending y de innovar con nuevas recetas y perfiles. Y Johnnie Walker justamente es una de las marcas que más está haciendo en ese sentido, sacando continuamente nuevos lanzamientos y ediciones especiales como la de los signos del zodíaco chino, orientada al codiciado mercado asiático, y aquella edición especial de Black Label que ya tratamos con ocasión del estreno de la película Blade Runner 2049.                              Cada edición de esta serie Ghost & Rare, que comenzó el año pasado, destaca a una destilería en particular, aunque la mezcla incluye varios otros whiskies. La edición del año pasado fue la destilería Brora y este año se trata de Port Ellen de la isla de Islay. Ambas son maltas verdaderamente de culto entre conocedores. Cabe aclarar que si bien estas destilerías están inactivas hace tiempo (Port Ellen fue cerrada en 1983), pertenecen a la compañía matriz de Johnnie Walker, Diageo, que tiene planes de reabrir Port Ellen y de volver a producir whisky en cantidades limitadas y respetando los mismos procedimientos con que se hacía para tratar de garantizar el estilo que caracterizó históricamente a esa destilería. Según el Master Blender de la casa JW, Jim Beveridge, el blend de esta edición además incluye whiskies de grano (no malta) de Caledonian y Carsebridge, también destilerías desaparecidas, además de maltas de Mortlach, Dailuaine, Cragganmore, Blair Athol y Oban. Más allá de la venerable ascendencia de este whisky, hay que señalar que es un NAS (Non Age Statement), no tiene edad declarada. Viene embotellado con una graduación de 43.8% abv y sale £275 (libras esterlinas). Un precio que está un poco lejos de lo que estoy dispuesto a gastar habitualmente  y que supongo que invertiría en otro tipo de whisky. De todos modos es un lanzamiento interesante, los que deseen leer las notas de cata, hallarán online buenas reviews al respecto.


Links relacionados (inglés):

Cult-Favorite Whisky Distilleries Port Ellen, Brora and Rosebank To Reopen

La edición Brora de Ghost & Rare.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.