Reapertura de Rosebank

La actual explosión comercial del whisky tiene varios efectos y resultados. Uno de ellos es la recuperación o reconstrucción de viejas destilerías que habían sido cerradas o destruidas, algo que tiene mucho sentido en Escocia donde hay tanta historia y tradición de whisky y por lo tanto tiene tanto, o más sentido, reabrir una destilería recordada que inaugurar una nueva. Actualmente es una tendencia. Es el caso de Rosebank en Falkirk, una de las más celebradas viejas destilerías, considerada antiguamente quizás la mejor malta de la región y llamada acordemente “King of the Lowlands” (zona sur del país). Esta región tiene actualmente pocas destilerías en comparación con otras regiones más conocidas del país pero las que existen están muy establecidas. En el actual contexto tiene sentido invertir en esta renombrada destilería fundada en 1840, en los márgenes del canal Forth & Clyde, un area considerada además de interés histórico. Rosebank suspendió indefinidamente su producción en 1993, en inglés tienen un término específico para esto que es “mothballing”, según el cual algo queda inactivo pero resguardado para un posible, aunque incierto, uso en el futuro. Hay varias destilerías en esta situación. La inversión demandada es de todos modos importante y se estima para esta operación en aproximadamente 16 millones de dólares. Hay que considerar además que por la naturaleza de esta industria, el whisky producido deberá ser añejado por un mínimo de 3 años y por lo tanto se debe esperar bastante tiempo antes de percibir ingresos y retornos en la inversión inicial. El comprador e inversor es Ian Macleod Distillers, una compañía que cuenta con las destilerías Glengoyne y Tamdhu que producen single malt. Los nuevos dueños están decididos a reproducir el tradicional estilo aromático y floral de Rosebank y para ello van a respetar al detalle la misma forma de producción que incluye la triple destilación, algo que identifica generalmente a los whiskeys irlandeses y es también el método regional en las Lowlands, y además el uso de worm tubs (condensadores espiralados para el destilado). Hay que señalar que todavía se comercializan viejas botellas de la marca y sobretodo nuevos lanzamientos de los llamados embotelladores independientes que suelen poseer stocks añejándose de muchas destilerías hoy en día cerradas o desaparecidas. Ian Macleod Distillers también se ha procurado la compra de parte de estos remanentes del whisky para lanzarlos ellos mismos al mercado bajo la marca renacida.

Dos botellas independientes y una oficial (medio) de Rosebank.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.